Skip links

Main navigation

racimo_manos

El respeto al medio ambiente es el presente y el futuro de los viñedos

Cuando pensamos en el futuro de la viticultura hemos de tener presente que cualquier mejora técnica y productiva debe estar supeditada al respeto por el medio ambiente. Cualquier actividad agrícola se fundamenta en el aprovechamiento de los recursos que la naturaleza pone a nuestra disposición para obtener unos cultivos de calidad. Es por esto que la biodiversidad es un factor de importancia máxima en la viticultura.

En definitiva, mientras más diverso sea un ecosistema más resistente y mayor capacidad de autorregulación tendrá, por lo que un cultivo de viñas equilibrado e integrado en el medio permite mejorar tanto la calidad de la uva como maximizar la producción a largo plazo.

Existen vectores imprescindibles a los que hay que prestar especial atención, como la química del suelo y el ciclo hidrológico del cultivo; la regulación climática; polinización y el control de las plagas y enfermedades que pueden afectar a la planta.

Unánimemente, los expertos en la explotación natural de viñedos recomiendan tener al menos entre un 5 y un 10% de la superficie de la finca con elementos que mejoren la biodiversidad, como:

Muros de piedra: minimizan la erosión del viñedo y permiten que vivan en ellos especies de aves, reptiles, insectos etc. que pueden cumplir funciones positivas para el cultivo.

Vegetación entre las hileras del viñedo: atraen especies que se alimentan de los animales que pueden provocar plagas y mejoran la estructura del suelo y el ciclo hidrológico.

Vegetación en los márgenes de la parcela: diversifican el hábitat para las plantas y los animales beneficiosos, procuran protección contra el viento y los efectos de la lluvia etc.

Existen otras prácticas que mejoran la relación con el medio ambiente de la plantación de vides. Por ejemplo, el ahorro en el consumo de agua siempre es un factor de impacto positivo para el hábitat. Un ejemplo de esto lo tenemos en nuestra propia bodega Finca Antigua, que recientemente recibió el Premio a la Mejor Gestión del Agua por parte del Gobierno regional de Castilla-La Mancha. En nuestra finca empleamos la nanotecnología para optimizar los recursos hídricos, con lo que hemos conseguido un ahorro del 50% en el consumo de agua destinada a riego, además de que la calidad de la uva ha aumentado debido a la eficiencia fotosintética conseguida con el agua tratada mediante estos procesos que utilizan la nanotecnología.

En la actualidad la Unión Europea está impulsando el proyecto Erasmus+ “Iniciativa Europea para la Mejora de la Biodiversidad en Viñedos”, a través del que se ha recogido un catálogo de más de 100 prácticas aplicables en los viñedos europeos y que fomentan la biodiversidad. Se trata de una serie de propuestas para favorecer la biodiversidad y la competitividad en el sector vitivinícola europeo, y conseguir de esta manera una viticultura respetuosa con el medio ambiente, competitiva y con valor añadido.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Reader Interactions

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Uso de cookies

Este sitio utiliza cookies para facilitar y mejorar la navegación. Si continua navegando, significará que acepta su uso. Puede cambiar su configuración u obtener más información en nuestra política de cookies